Apuntando en una misma dirección

23.04.2017

Las corrientes psicológicas que se encuentran adentro del movimiento humanista han puesto de manifiesto la importancia del ser humano como ser con derecho a su pleno y más elevado desarrollo, así como su potencialidad para ello. Atienden, por lo tanto, a la consideración global, holística, de la persona y focaliza la atención en sus aspectos existenciales (la libertad, el conocimiento, la responsabilidad).

El Counselling como profesión y la Gestalt como escuela de abordaje terapéutico:

El counselling es una profesión que comprende diversas áreas de trabajo y requiere de una formación profesional superior que apunta a la prevención y atención de problemas de la vida cotidiana o conflictos relacionados con crisis vitales.
El counselling promueve un tipo de contacto con el cliente en el que es necesario respetar la especificidad de la persona, así como el derecho a sus propias formas de pensar y vivir, y por lo tanto a sentirse de acuerdo a sus propias convicciones y valores.


El Enfoque Gestáltico, avocado también a los mismos principios, proporciona además la metodología necesaria para moverse a través de los acontecimientos emocionales, cognitivos y físicos de cada quien, sabiendo que las vías de comunicación intrapsíquicas son las mismas para todos, pero los lugares a los que cada uno llega para su adaptación y bienestar son diferentes. Este enfoque es sumamente respetuoso con la especificidad de cada ser humano.


Esta singularidad hace del Enfoque Gestáltico una escuela no solamente de abordaje terapéutico, sino una filosofía de vida y una forma de estar presente en la existencia. Pone el foco de atención en el pensamiento existencial y apoya sus procesos de investigación en la fenomenología. A través sus principios, la escuela de la gestalt le proporciona los pies necesarios al pensamiento existencialista.

El Counselling (profesión de relación de ayuda) es el espacio para la intimidad, para la reflexión profunda y la honestidad consigo mismo, un espacio donde la persona será respetada en toda su dimensión como ser humano, donde no caben los juicios, ni las ayudas paternales/maternales o protectoras que limiten sus capacidades, su fuerza y su inteligencia.


Un lugar donde no será interpretado ni habrá necesidad de recurrir a variables cuantificables ni a explicaciones esotéricas para "comprender sus vivencias y formas de existir".

La Gestalt, aportará el método, la forma con la que podrá descubrir su propia realidad, su existencia y su humanidad y a sentirse más cómodo en ella.

Autor: Mario Fernández Alameda.

Autorizamos y os animamos a la reproducción total o parcial de las notas y publicaciones de esta página web, agradeciendo citéis la fuente y autores.


Últimas publicaciones en nuestro blog 

Recibe nuestras novedades en tu email

Suscripción al boletín del IGC